4 Errores comunes de los empresarios en dificultad

Normalmente en los momentos de dificultad es cuando podemos realmente ver los talentos y capacidades de una persona: cuando todo funciona, es suficiente con seguir la corriente para que las cosas salgan por sí solas.

Después de alrededor de 12+1 años montando negocios, vendiendo negocios y colaborando como consultor de empresa estratégico con otros negocios he podido ver de todo y también tener unos patrones de comportamiento de los empresarios cuando las cosas empiezan a torcerse.

He podido identificar hasta 4 comportamientos dañinos y contraproducentes que todos los empresarios con los cuales he trabajado han desarrollado en su aventura cuando las cosas no iban muy bien.

Yo mismo cometì estos 4 errores hace ya muchos años cuando empecé en el mundo empresarial: se trata de un peaje que casi todos vamos a tener que pagar.

Pero quizás si te hago reflexionar antes de que te suceda, en el momento en que va a pasar, ya sabrás como reaccionar y no cometerás los mismos errores de otros miles de empresarios.

Así que ahora ha llegado el momento de concretar cuáles son estos errores y ver como puedes resolverlos sin hundir tu negocio en pocos meses.

Cada cosa a su tiempo

cada cosa a su tiempo

Este es uno de los errores que más cometen los empresarios novatos o que están atravesando un momento de dificultad con su negocio.

El famoso ímpetu del empresario: intentar hacer varias cosas para resolver los problemas más rápidamente. 

El problema principal es que todos se olvidan del análisis: ¿si no sabes realmente qué pasa con tu negocio, cómo puedes encontrar la solución?

Así muchas veces acabas haciendo cosas que pueden ser buenas para tu negocio, pero en el momento equivocado. Resultado: todo sigue exactamente igual que antes con desperdicio incluido de dinero y tiempo.

Yo soy el primero a decirte que la acción es fundamental en los negocios: pero esto no significa hacer sin saber realmente lo que se está haciendo.

Lo primero es siempre analizar y descubrir el problema: luego aplicarás solamente la solución que necesitas ahorrando tiempo y dinero.

Te hago un ejemplo: ¿cuando ingresas en un hospital el médico que hace?

¿Empieza a darte medicamentos al tun tun para ver si así consigue resolver tu problema?

O lo primero que hace es un diagnóstico para saber exactamente lo que tienes y luego aplicar el único remedio válido para tu problema.

En tu negocio tienes que hacer lo mismo: tapa ojos y orejas y olvidate almenos por un momento de los gurús que cada día te mandan emails con la solución de tus problemas sin ni saber quien eres.

Si no tapas el ruido continuarás a comprar cursos y tonterías varias que van de moda hoy en Internet y no resolverás nunca nada.

¿Que eres: un estudiante o un empresario? ¿Has visto nunca un gran empresario comprar un curso por resolver sus problemas?

Yo no: un empresario si no sabe resolver sus problemas contrata alguien para que lo haga él más rápidamente posible, porque el tiempo es su bien más preciado.

Recuerda siempre esto: si pierdes dinero lo normal es que pierdas solo el dinero.

Cuando pierdes tiempo normalmente pierdes tanto tiempo como dinero. Un 2X1 mortal para tu negocio.

Cómo evitar este error

La única manera para evitar este tipo de error es tener un plan de empresa desde el primer momento donde venga trazada toda tu estrategia. En caso contrario irás improvisando día tras día desperdiciando un monte de tiempo y de recursos que sería importante utilizar para hacer crecer tu negocio y mejorar tus resultados.

Si necesitas de ayuda para realizar un plan de negocio o para verificar la estrategia del mismo, solo necesitas hacer clic en el botón de aquí abajo y reservar una sesión estratégica completamente gratuita conmigo o un miembro de mi equipo.

Cambiando el orden de los factores cambia también el resultado

cambiando el orden de los factores

Este error está claramente relacionado con el precedente y lo estará también con el próximo que te voy a contar.

Normalmente en el colegio nos han enseñado una regla matemática que nos dice:» cambiando el orden de los factores, el resultado no cambia». Si te has perdido esta clase, pues te lo explico sencillamente: 2×3 y 3×2 dan siempre 6 como resultado.

Pues en los negocios tienes que olvidarte completamente de esta regla: lo hemos visto en el punto 1 donde hemos descubierto que cada cosa viene a su tiempo.

Por lo tanto si realizas una acción que puede ser eficaz para tu negocio antes de tiempo o después de tiempo, está no te darà el mismo resultado y hasta puede ser contraproducente.

¡Quieres un ejemplo?

Ejemplo clásico de 2020: hacer una campaña de ventas en Facebook dirigida a personas que no te conocen todavía. Resultado: no vendes nada de nada.

¿Obtienes este resultado porque es malo realizar una campaña de ventas con Facebook?

Claro que no: sencillamente has hecho antes algo que hubieras tenido que hacer después.

Lo primero era realizar campañas de seguidores y campañas de reconocimiento de marca, para que la gente supiera que existes y que haces. Luego ofrecer a las personas algo valioso para que estén dispuestas a dejarte por lo menos su email.

Y a partir de allí hubieras podido pensar de realizar una campaña de ventas exclusivamente a las personas interesadas en tu servicio o producto.

Este es solo un pequeño ejemplo de los centenares que se podrían hacer: estoy seguro que cada día haces algo de esto en tu negocio sin ni darte cuenta.

Cómo evitar este error

La única manera para evitar este tipo de error es la misma que te he comentado arriba: conocer cómo funciona un negocio y redactar  un plan de empresa desde el primer momento donde venga trazada toda tu estrategia punto por punto.

En caso contrario irás improvisando día tras día desperdiciando un monte de tiempo y de recursos que sería importante utilizar para hacer crecer tu negocio y mejorar tus resultados.

Si necesitas de ayuda para realizar un plan de negocio o para verificar la estrategia del mismo, solo necesitas hacer clic en el botón de aquí abajo y reservar una sesión estratégica completamente gratuita conmigo o un miembro de mi equipo.

Todo está conectado

todo esta conectado

Está claro que nos encontramos en la sociedad de los especialistas aunque no me gusta mucho.

Pero hasta en esta sociedad hay algo que no ha cambiado: un verdadero empresario nunca será un especialista, porque sencillamente no puede serlo.

Un negocio está formado por diferentes piezas que funcionan como un puzzle: para que funcione todo tiene que encajar perfectamente.

Si nuestro empresario fuera un especialista de Redes Sociales, de marketing digital, de Google, de hacer cupcakes, un monitor de pilates, etc. difícilmente podría encajar todas las piezas que necesita para tener un negocio que funciona de verdad.

El error que hacen muchos empresarios es tomar decisiones desde una posición especializada: ejemplo realizan una campaña de venta de Facebook ADS escuchando solo el experto de Facebook ADS que no sabe absolutamente nada sobre su negocio.

Decisión errada. Para tomar esta decisión tendrá que confrontarse con el responsable de marketing, comunicación y ventas como mínimo para conseguir tomar la mejor decisión posible.

Hoy con esta tendencia a la especialización y al surgir de gurús de cualquier tipo, un empresario recibe decenas de emails todos los días con la promesa de algo importante para su vida y negocio.

Pero si te dejas continuamente confundir para vendehumos, lo único que harás será montar un puzzle donde no encaja ninguna pieza.

Así que recuerda de tomar las decisiones siempre mirando el conjunto de todo tu negocio y no siguiendo solo las indicaciones de un especialista.

Si necesitas una mano, yo soy justo esto: un especialista en no ser especialista. Un empresario y consultor estratégico propio porque me he especializado en montar y hacer funcionar negocios.

Por lo tanto todo lo que hago siempre está conectado con todas las partes del negocio para que todo encaje y funcione como un reloj suizo.

Cómo evitar este error

Para evitar de cometer este error, tienes dos caminos distintos: por un lado existe la experiencia que tardarás años en adquirir y que te permitirá poco a poco conseguir tu negocio como un conjunto de piezas y no como ahora donde ves solamente las piezas pero no consigues ver cómo encajarlas a la perfección.

Por otro lado, puedes contratar un consultor estratégico que va a recortar en años los tiempos de maduración de tu negocio, porque inmediatamente va a ver el conjunto de piezas y cómo encajarlas a la perfección.

¿No te gustaría tener que pagar 1.000€ para ganar 10.000€ o 10.000€ para ganar 100.000€?

Si quieres yo te puedo ayudar a conseguir esto: necesitas solo hacer clic en el botón de abajo y reservar una sesión estratégica completamente gratuita para descubrir todo lo que puedo hacer para impulsar tus resultados.

Síndrome del JUgador de Casino

casino

La síndrome del Jugador de Casino es una mala bestia que acompaña casi todo empresario en algún momento de su vida.

Yo mismo he pasado por ella al principio de mi aventura empresarial.

¿Porque este nombre? Sencillamente porque muchos empresarios utilizan el mismo comportamiento de un jugador de casino en sus negocios.

Ya sabemos que en los casinos el banco siempre gana, pero seguimos jugando cada vez más con la esperanza de recuperar lo que hemos perdido más una ganancia.

Los empresarios hacemos lo mismo: seguimos apostando en un negocio que no funciona día tras día sin resolver sus problemas con la esperanza de que por arte de magia los resultados negativos se transforman en positivos sin saber muy bien el porqué.

El resultado es previsible: perder todo el dinero, terminar de derrumbar el negocio y también cerrarse las puertas para empezar otro proyecto porque quemaste todo lo que te quedaba.

Un buen empresario siempre tiene un plan B y fija con exactitud el momento en el que tiene que abandonar el plan A para pasar al plan B.

Esto no significa no confiar en tu proyecto o en tus capacidades: algunas veces puedes hacer todo bien y por factores externos que no puedes controlar (Véase por ejemplo Covid-19) tu proyecto puede fracasar.

Así que es importante tener siempre una salida limpia.

Lo que yo digo siempre a mis clientes es que un negocio puede morir, pero un verdadero empresario nunca muere y siempre está preparado por empezar una nueva aventura.

Cómo evitar este error

Antes de todo evita de frecuentar los casinos… es broma.

Para evitar este error me gusta siempre citar una frase que hice mía ya hace algunos años de Omar Ben Al-Aas que puedes encontrar en el Manual del Guerrero de la Luz de Paulo Coelho: «Nunca he empezado algo sin haber estudiado antes la retirada, pero tampoco he empezado alguna vez algo pensando en retirarme».

Creo que esta frase resume perfectamente lo que tiene que ser el espíritu de un empresario.

100% enfocado en su idea y negocio, pero con un plan B preparado para actuar en caso de necesidad.

Al contrario de lo que te dice Arnold Schwarzenegger, según el cual uno de los secretos de su éxito es no haber tenido nunca un plan B, yo y muchos otros empresarios te aconsejamos de tenerlo bien guardado por si surge la ocasión.

¿Qué te parece?

¿Entonces que te parecen estos 4 errores?

¿Ya has caído en alguno o todavía eres virgen? 

Si has leído este post y haces tesoro de los consejos y de todo lo que has leído, seguramente tu aventura como empresario puede ser muy positiva, porque sabrás ya reconocer estos 4 graves problemas antes de caer en ellos y podrás por consecuencia actuar rápidamente por resolver cualquier situación de este tipo.

Además si me necesitas, voy a estar a tu disposición para ayudarte en tu aventura empresarial y hacer crecer tu negocio y mejorar sus resultados.

A la primera invito yo: solo necesitas hacer clic en el botón abajo para reservar una sesión estratégica completamente gratuita en la cual podemos analizar tu situación y la de tu negocio para ver que se puede hacer para mejorar los resultados actuales.

Tambíen te agradezco mucho si puedes dejar tus comentarios sobre este artículo y lo que piensas sobre estos 4 errores que son tan frecuentes entre los empresarios, sean del lugar que sean.

Por favor, vota este artículo. 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

× Ayuda